Saltar al contenido

Sobre creencias…


A raíz de una conversación que tuve ayer con una amiga me vino a la cabeza hablar sobre las creencias y las consecuencias que tienen sobre nuestra vida.


Desde que nacemos es un continuo aprender y dentro de ese aprendizaje están las famosas creencias.

En ocasiones si cuando somos pequeños nos dicen que no somos lo suficientemente buenos en algo, crecemos con ese convencimiento y nos creemos incapaces o inútiles. Con suerte te haces adulto y la vida te pone pruebas para que veas que esa creencia es errónea, pero en la mayoría de los casos nos iremos de este mundo creyendo que no era capaz o bueno en eso que nos dijeron de pequeños.

Las creencias también nos pueden llevar a ser una persona racista, homófoba, xenófoba, machista…, porque si desde que naces te dicen que los blancos son superiores al resto, que la homosexualidad es una enfermedad, que España es sólo para los españoles o que el hombre es superior a la mujer terminas creyéndolo firmemente y lo aceptas tal cual. 

Lo que está claro es que todas esas creencias nos limitan como personas, no viendo más allá, impidiéndonos conectarnos con nosotros mismos y con lo que nos rodea de una manera natural.

Si estas creencias las llevamos al terreno de la salud, nos encontramos con gente que sólo cree en la medicina convencional, porque es lo único que realmente conocen y lo que les han dicho que era lo mejor y se cierran en banda a otro tipo de terapias alegando que «no creen en ellas». Y no saben o no se plantean que «no hay que creer en Reiki o en las flores de Bach, o en como funcionan las Constelaciones familiares» por nombrar algunas de las terapias que utilizo, ya que todas funcionan con la energía y la energía ES Y ESTÁ, no podemos decir que no existe o que no creemos en ella, ya que todo es energía y todo está interconectado, tal y como dijo Albert Einstein.

Ahora desde el gobierno de España han creado una campaña realmente triste donde tratan de inculcar la creencia de que las terapias naturales o «pseudociencias y pseudoterapias» como las denominan ellas son peligrosas para la salud.

Desde mi humilde persona como ciudadana del mundo, como Dra. en Biología y terapeuta natural siento que cada uno debería de ser libre de elegir, eliminando esas «creencias» que nos limitan y que nos hacen ver la vida con gafas oscuras. Y en defensa de las terapias naturales decir, que no podemos pretender que NOS CUREN, pero sí que nos ayuden a encontrar nuestro verdadero camino, a ir quitándonos las capas que nos impiden vivir la vida con verdadera libertad, sabiendo que nosotros somos los verdaderos dueños de nuestro destino.

Si te animas a adentrarme en este mundo donde descubrir tu verdadero yo y llevar las riendas de tu vida, estaré encantada de acompañarte y ayudarte en lo que pueda, aunque al final, cada uno tiene que hacer su propio camino.
Dicho esto os animo a echar un vistazo a las actividades de este mes, que son muchas y variadas. En mi blog podréis ir viendo más información sobre cada una de ellas según se vayan acercando.

Lo primero que tenemos son los cursos de Karuna Reiki Fuego Sagrado®nivel 1&2 con Monique Cudós, podéis leer toda la información aquí. Le seguirá un taller de Focusing con Sara Moreno. Y por último, curso de Reiki Usui Tibetano nivel I conmigo. Además de las meditaciones e intercambios de Reiki de todos los meses.

¡Feliz mes de marzo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Cristina Amor Bodega
Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información
Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email IONOS y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@cristinaamorbodega.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.